Cómo animar a tus hijos ante la vuelta al cole

El bajo estado anímico tras las vacaciones no es patrimonio de los mayores. La vuelta al cole de los pequeños de la casa requiere motivación, algo de organización y mucho optimismo.

vuelta-al-cole-consejos

La actitud de los adultos es crucial en este proceso. Los niños aprenden por imitación y, si observan que sus padres se muestran decididos e ilusionados ante los cambios y los nuevos retos, la adaptación es mucho más sencilla y rápida.

Aparte de esta imprescindible actitud positiva, existen otras interesantes acciones para motivar a nuestros hijos en la vuelta al cole. Repasamos algunas de ellas:

  1. Adoptar los cambios horarios de forma paulatina. Durante el verano se alteran los ritmos de comida, sueño y ocio. Tras las vacaciones, lo más aconsejable es ir incorporando los horarios habituales de manera gradual, con unas dos semanas de antelación. Es aconsejable modificar primero la hora de irse a la cama, después la de levantarse, de la comida etc.
  2. Información previa. Los pequeños pueden sentirse inquietos ante las novedades (compañeros, profesores, cambio de colegio…). Si les escuchamos, aclaramos sus dudas y les proporcionamos algo de información previa se sentirán mucho más confiados.
  3. Anécdotas divertidas. Un magnífico ejercicio conjunto sería compartir con los niños experiencias y anécdotas positivas que nos hubieran sucedido en el colegio.
  4. Nuevos retos. Nuestros hijos se sentirán más motivados si hablamos con ellos y les preguntamos por los retos que desean conseguir en el nuevo curso (mejorar la nota del año anterior, intención de apuntarse a alguna actividad extraescolar…).
  5. Estrenos. Estrenar algo con la vuelta al colegio es, casi casi, un rito. Nueva mochila, material, corte de pelo o una prenda de vestir pueden ayudar a iniciar la rutina con algo más de ilusión. Estas acciones no tienen por qué ser incompatibles con el ahorro o con el reciclado de algunos objetos, cuestiones sagradas en los tiempos que corren.
  6. Primer día. El primer día es importante, especialmente para los niños más pequeños. Ir acompañados de sus padres en la primera jornada escolar les aporta tranquilidad y seguridad. Es fundamental evitar el estrés y tomarse las cosas con mucha calma en el inicio del curso.

Como indicábamos al principio, el ambiente familiar es decisivo a la hora de afrontar sin agobios la vuelta al “cole”. Los niños manifiestan la ansiedad con irritabilidad y falta de energía. Si notásemos estos síntomas, podemos ayudarles conversando, contándoles cómo superamos nosotros ese tipo de situaciones y planificando con ellos los nuevos horarios. Todo ello, por supuesto, regado con mucha ilusión y optimismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>